domingo, febrero 10, 2013

Asteroides no tan lejanos


Todos los días rocas provenientes del espacio golpean nuestro planeta. Sin embargo, la frecuencia de estos impactos es inversamente proporcional a la masa de los objetos involucrados (clic en la imagen para ampliarla a 960 x 757 píxeles, máxima resolución disponible).

Muchos kilogramos de polvo espacial llegan diariamente a la Tierra. Pedazos un poco más grandes se ven inicialmente como brillantes meteoros. Piedras del tamaño de una pelota de béisbol y bolas de hielo cruzan nuestra atmósfera cada día, la mayor parte de las cuales se evaporan con mucha rapidez y dejan un breve rastro de luz. Los objetos con un tamaño cercano a los cien metros, que por término medio impactan contra la Tierra cada mil años, representan un verdadero peligro. Un objeto de este tamaño podría generar enormes olas (tsunamis) si cayera en el océano, con lo que podría llegar a devastar aún las costas alejadas.

Una colisión con un asteroide aún más masivo (en la imagen de la derecha), con un diámetro superior al kilómetro, es algo más raro: este tipo de acontecimiento se produce típicamente cada muchos millones de años, pero las consecuencias del impacto podrían afectar a todo el planeta.

Muchos asteroides todavía no fueron detectados. Uno de ellos pudo descubrirse en 1998: es la extensa traza azul que se observa en la fotografía mostrada al comienzo de la entrada, tomada por el Telescopio Espacial Hubble.

Pero hay más. El año pasado se descubrió que el asteroide 2012 DA14, de 50 metros de ancho, pasará el próximo viernes 15 de febrero por el interior de la órbita de los satélites geoestacionarios de nuestro planeta.

Una colisión con un gran asteroide casi no tendría influencias sobre la órbita de la Tierra, pero levantaría enormes cantidades de polvo que al permanecer en la atmósfera afectarían a largo plazo al clima de nuestro planeta. Un resultado probable sería la extinción de numerosas especies y formas de vida en todo el planeta, una catástrofe que comparativamente haría pequeña la extinción actual de especies.

Tormentas marcianas globales. Una tormenta de arena no sólo puede durar meses en Marte, sino que también puede desarrollarse a una escala global. Estas dos imágenes tomadas con meses de diferencia por el Telescopio Espacial Hubble ofrecen visiones marcadamente opuestas de la superficie marciana. En la imagen de la izquierda se distingue el comienzo de pequeñas tormentas en la cuenca Hellas (en el borde inferior derecho de Marte) y en el casquete polar septentrional. En la imagen de la derecha, tomada más de dos meses después, aquellas tormentas crecieron hasta afectar a todo el planeta. De la superficie del planeta, oscurecidas por la tormenta de arena, apenas se distinguen las características más importantes (clic en la imagen para ampliarla). Más información (en inglés).

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 10 de febrero de 2013. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen: R. Evans y K. Stapelfeldt (JPL), WFPC2, HST, NASA.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace tres equinoccios, más de 14 mil tweets ilustran y amplían las 650 entradas publicadas en el blog desde entonces. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación? Ya somos más de mil.

Del.icio.us Menéame