viernes, mayo 28, 2010

El Atlantis sobre Rodas

Una capilla iluminada por la Luna domina el primer plano de este panorama nocturno tomado desde la histórica isla griega de Rodas:

(clic en la imagen para ampliarla a 900 x 600 píxeles o verla aún más grande). El espectacular cielo que cubre la capilla despliega una colorida corona lunar (en la imagen al pie), un fenómeno óptico creado cuando la luz brillante de la Luna se difracta al entrar en contacto con las gotas de agua presentes en las tenues nubes que pasan por delante del disco del satélite natural de la Tierra.

El espectacular cielo que cubre la capilla despliega una colorida corona lunar (en la imagen al pie), un fenómeno óptico creado cuando la luz brillante de la Luna se difracta al entrar en contacto con las gotas de agua presentes en las tenues nubes que pasan por delante del disco del satélite natural de la Tierra.

La fotografía, tomada durante el anochecer del 17 de mayo de 2010, es una composición de 9 exposiciones secuenciales, cada una de las cuales alcanzó los 20 segundos de duración. La imagen también revela numerosos rastros estelares, entre los que se destaca el rastro brillante dejado por el planeta Venus poco antes de su puesta, situado, en consecuencia, por debajo de la Luna y hacia el margen derecho del marco.

Trazando un arco que parte desde horizonte situado en las proximidades de Venus hasta el margen izquierdo de la fotografía se divisa la huella sorprendentemente multicolor dejada por el transbordador Atlantis cuando estaba acoplado a la Estación Espacial Internacional. Por cuanto el transbordador y la estación giran en torno a la Tierra a unos 350 km de altitud, todavía están bañados por la luz del Sol.

Quien observe la escena del Atlantis surcando los cielos de Rodas podría sentirse inclinado a creer que el transbordador recibió ese nombre directamente por la legendaria isla de la Atlántida (Atlantis en inglés). En cambio, el origen de su nombre se remonta al RV Atlantis, un velero de la década de 1930 que fue el primer barco de investigación científica operado por el Instituto Oceanográfico Woods Hole.

Corona lunar. Las coronas o halos lunares son mucho más comunes que las coronas solares. Se observan cuando las nubes son lo suficientemente tenues como para que cada uno de los rayos luminosos de la corona que llegan al ojo sean dispersados o difractados por una única gotita. Por supuesto, toda la corona está formada por una gran cantidad de gotitas que individualmente dispersan la luz de la Luna. A veces, cuando algunas nubes pasan por delante de la Luna, la corona se expande o encoge a medida que las gotitas de diferente tamaño le dan forma. Las gotitas más pequeñas hacen las coronas más grandes, con halos que alcanzan varios discos lunares de diámetro. Cualquier partícula de pequeño tamaño pueden crear una corona, tanto los cristales de hielo presentes en las nubes altas como, incluso, los granos de polen llevados por el viento (clic en la imagen para ampliarla). Crédito de la imagen: Eva Seidenfaden. Más información (en inglés).

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 28 de mayo de 2010. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen y copyright: Tamas Ladanyi (TWAN).

1 Sofismas:

El mié. ago. 10, 10:46:00 a.m. 2016, Blogger susane escribió...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 

Publicar un comentario

<< Home