miércoles, agosto 14, 2013

La conjura de tres mundos


Hicieron falta tres mundos para crear esta sencilla escena (clic en la imagen para ampliarla a 960 x 640 píxeles o verla aún más grande).

El primer mundo fue la Tierra, el que más se destaca en la imagen. La línea divisoria horizontal vista a un tercio de la altura de la imagen separa el cielo del mar. En esta parte de la Tierra por poco no había anochecido.

El segundo mundo necesario fue la Luna, casi invisible. La mitad en sombras de la Luna apenas se vislumbraba a través del velo enrojecido interpuesto por el cielo vespertino de la Tierra. Apenas se veía una estrecha franja de la Luna Nueva, una media luna resuelta en una curva semi brillante.

En cuanto al tercer mundo, se trató del Sol (en la imagen de la derecha), que aparece de manera indirecta. Toda la luz captada en la imagen partió de nuestra estrella.

La imagen mostrada arriba, una exposición de medio segundo, se tomó la semana pasada en Anping, en la isla de Taiwán.

Pocos minutos después de la toma, un nuevo giro de la Tierra forzó a la Luna (en la siguiente imagen) a seguir el Sol y el satélite desapareció tras el horizonte marino. Luego, todo fue oscuridad.

Cuando la Luna era joven. Esta esbelta Luna creciente tiene la tierna edad de 34 horas y 18 minutos. ¿Cómo puede ser tan joven? En realidad, cuando se calcula la edad de la Luna durante una lunación, es decir, un ciclo completo de fases —desde el novilunio hasta la Luna Nueva siguiente—, la Luna nunca tiene más de 29,5 días. Aún así vale la pena observar una Luna joven o neomenia. El astrónomo Stefan Seip tuvo la suerte de que un avión de pasajeros pasara por delante de la estrecha franja iluminada por la luz del Sol mientras observaba la Luna. Al volar a gran altura, el rastro de condensación del avión a reacción reflejó la luz enrojecida de un Sol que se hundía en el horizonte occidental (clic en la imagen para ampliarla). Leer la entrada completa.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 14 de agosto de 2013. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen y derechos de autor: Hung-Hsuan Yen.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace cuatro equinoccios, más de 15 mil tweets ilustran y amplían las casi 750 entradas publicadas en el blog desde entonces. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación? Ya somos más de mil cuatrocientos.

1 Sofismas:

El dom. dic. 22, 08:34:00 p.m. 2013, Anonymous Anónimo escribió...

En el mes de agosto pude sentir fuertes cambios en nuestro, fui testigo de algo maravilloso, las estrellas comenzaron a caer pero la energia de la vida pudo sostenerlas para que no perdieran completamente su brillo, los vientos parecian dejarse acariciar por una nina curiosa, al amanecer el sol nos ha dado una nueva oportunidad, vi despuntar un nuevo sol en el horizonte que nos abria una nueva dimension aun por descubrir. Y aqui estoy siguiendo mi camino, regalando amor al universo que me ha traido aqui, al lugar donde ahora me encuentro.

Fue un maravilloso regalo que todos me han dado, lograron hacer que su energia enviada a mi se reflejara en el mar formando algunas luces de un blanco muy brillante, para asi despues comenzar a subir algunas como una nina traviesa lo hace sin pensar en que talvez pudiera estar haciendo lo incorrecto.

Mi mirada parecia enviar ondas al espacio y como si estas ondas con una estrella salida del mar a punto de ser puesta en el cielo, veo caer un rayo que atraviesa la invisible pero visible ante mis ojos la tela que sostenia la constelacion estelar, se desvanecia frente a mis ojos y no pude imaginar lo que sucederia al ver que tambien comenzaron a caer las estrellas perdiendo un poco de su fuego, pude observar la energia que se apagaba desvanecer frente a mis ojos, me apresure a detener la caida por que algo dentro de mi me decia que aun no era tiempo, lo hice, lo hicimos, era algo que ya estaba ahi esperando a ser descubierto de nuevo, el cielo parecia estarme poniendo a prueba, parecia decirme eres tu, pero tambien me decia asi tenia que suceder, antes de que tu lo supieras yo ya lo sabia.

Entonces despues de haber detenido la caida de estrellas me dispuse a jugar con las nuves, mis ojos y mis manos las movian de diferentes formas hasta que mi lado travieso y curioso dijo espera, espere a la salida del sol y ahi estaba enorme y brillante (podia intuir que sentia su calor) era demasiado grande y senti podia hacerle dano a mis hermanos si no lo alejaba un poco, ese deseo de salvar mi tierra, con los que creci y han aportado tantas energias en mi camino me hizo hacerlo, logre alejar un poco el sol sl hacerlo pude sentir y ver como se habria algo mas, una dimension que me daba alivio pero me ponia nerviosa, despues me vi preguntandome a mi misma si lo habria hecho de la forma correcta, solo me deje guiar por mis intuicion y esa loca atrevida que suelo ser.

Le he contado a mi nucleo familiar lo vivido, no han estado muy en sintonia conmigo (cegados por una barrera social) pero se que asi tiene que suceder, mientras tanto sigo en mi camino, recorriendo laberintos que me llevaran a concluir mi proposito en el libro de la vida

 

Publicar un comentario

<< Home