lunes, noviembre 26, 2012

Las volutas de la Nebulosa del Velo


Las volutas de gas de la imagen es todo lo que queda visible de una estrella de la Vía Láctea (clic en la imagen para ampliarla a 960 x 654 píxeles o verla aún más grande).

La estrella estalló en supernova hace aproximadamente 9 mil años y de ella sólo quedó la Nebulosa del Velo, también conocida como el Lazo del Cisne.

En aquella época la nube en expansión fue probablemente tan brillante como una media luna y habría sido visible durante varias semanas. La humanidad se encontraba entonces en los albores de la historia escrita.

Hoy, sin embargo, el remanente de la supernova ha atenuado tanto su brillo que sólo es visible con un telescopio pequeño apuntado hacia la constelación del Cisne (Cygnus en latín).

No obstante, desde un punto de vista físico el remanente de la Nebulosa del Velo es enorme y, a pesar de encontrarse a unos 1400 años-luz de distancia, cubre un campo equivalente a más de cinco veces el tamaño del disco lunar:

Un estudio pormenorizado de las imágenes completas de la Nebulosa del Velo, como la mostrada más arriba, debería permitir la identificación de varios filamentos individuales. La voluta brillante que se destaca hacia la derecha se conoce como la Nebulosa Escoba de la Bruja.



Una animación realizada en base a sucesivas imágenes ampliadas de la Nebulosa del Velo, obtenidas por el Telescopio Espacial Hubble.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 26 de noviembre de 2012. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen y copyright: Joaquin Ferreiros.

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear hace tres equinoccios, más de 10 mil tweets ilustran y amplían las 600 entradas publicadas en el blog desde entonces. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación?

Del.icio.us Menéame