viernes, enero 01, 2010

No es una Luna Azul


La luminosa Luna Llena mostrada en esta imagen fue fotografiada el 2 de diciembre de 2009, cuando brillaba sobre una iglesia con frente al Río Po, en Turín, Italia (clic en la imagen para ampliarla a 612 x 784 píxeles o verla aún más grande). Fue la primera Luna Llena de diciembre. La Luna Llena que brilló anoche, durante los festejos de Fin de Año, fue la segunda Luna Llena de diciembre. De modo que le cabe la definición moderna de Luna Azul, por cuanto fue el segundo plenilunio en un mes calendario. En razón de que el ciclo lunar, estimado entre plenilunios sucesivos, tiene una duración de 29,5 días, el fenómeno de la Luna Azul se da aproximadmente cada 30 meses, o sea, 2,5 años. Sumido en el resplandor de la primera Luna Llena de diciembre, se divisa el cúmulo estelar de las Pléyades, apenas arriba y a la derecha del satélite natural de la Tierra.

Como la Luna gira alrededor de la Tierra en una órbita elíptica, su tamaño angular varía según se encuentre en el punto de su órbita más próximo a la Tierra (perigeo) o, por el contrario, en el punto más alejado posible (apogeo) (clic en la imagen para ampliarla). Leer la entrada completa.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 1° de enero de 2010. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito y copyright: Stefano De Rosa (en inglés).

Pero digan lo que digan, en la fotografía tanto la Luna como su reflejo en el río se ven azules: entonces, ¿a qué se debe ese color? El mismo fotógrafo lo aclara: son las luces navideñas de la iglesia las que emiten el color azulado.

No obstante, desde otro punto de vista podría decirse que las lunas azules son reales. Aparecen cuando el aire se llena de partículas finas de polvo —u otros aerosoles—, de aproximadamente un micrón de diámetro. Este es el tamaño justo para que el aire polvoriento se comporte como un filtro de color azul.

En este caso, la Luna azul se vio desde Watauga, Texas, el 30 de octubre de 2003. Tom King, el fotógrafo, cuenta que estaba por dejar de observar con su telescopio newtoniano de 5 pulgadas cuando al mirar hacia la Luna notó que ésta tenía un extraño tinte azulado. Con todo, la falta de rango dinámico de la cámara impidió que ésta captara la fuerza y vivacidad del color azul que percibía a simple vista. Esa noche la visibilidad no era buena, estaba pesado, húmedo y la temperatura bajaba. Crédito: Space Weather (en inglés).

Sin embargo, aunque la Luna vestida de azul parezca muy extraña, la paleta de colores es bastante amplia y nuestro satélite puede lucir otros tonos según la ocasión, como naranja, verde, rosa, amarilla y azul cobalto (clic en la imagen para ampliarla):

Y se acaban las palabras cuando la Luna es roja.

2 Sofismas:

El sáb. ene. 02, 12:25:00 a.m. 2010, Blogger Dilettante escribió...

gracias por la explicación. ya estaba empezando a creerme cualquier cosa que se decía por ahí...

 
El mar. ene. 05, 01:16:00 a.m. 2010, Blogger el sofista escribió...

Hola Dilettante:

Muy amable en hacérmelo saber. Ojalá también te impulse a profundizar en estos temas.

Un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home