viernes, setiembre 21, 2012

Aurora boreal de septiembre


El equinoccio de septiembre se producirá mañana, cuando el Sol cruce el ecuador celeste en dirección sur (clic en la imagen para ampliarla a 560 x 768 píxeles, la máxima resolución disponible).

El evento marca el inicio astronómico de la primavera en el hemisferio sur y del otoño en el norte.

Aunque todavía es difícil establecer una relación causal entre ambos fenómenos, en las estaciones equinocciales hay un mayor número de tormentas geomagnéticas. En consecuencia, como a partir de ahora las noches comienzan a alargarse en el hemisferio norte, el equinoccio también anuncia el inicio de una buena temporada para la observación de auroras.

La fotografía mostrada arriba se tomó el 20 de septiembre por medio de una cámara equipada con un objetivo gran angular. En ella se captó una aurora multicolor (en la imagen de la derecha) que se desplegaba cerca de la costa, en las inmediaciones de Tromsø, en el norte de Noruega.

Los rayos de la aurora brillan a unos 100 km de altitud y son paralelos, pero la perspectiva hace que converjan y parezcan irradiar desde un punto de fuga situado detrás de la silueta del pino.

Entre las estrellas visibles en esta noche encantada se destacan Polaris, por encima y a la derecha del árbol, y las estrellas gigantes y de tonos amarillentos conocidas como Shedar (Alpha Cassiopiae), a la izquierda, y Kochab (Beta Ursae Minoris), a la derecha. Altair es la estrella brillante que trasluce a través de la cortina verde de auroras en la parte inferior izquierda de la escena.

¿Todos los planetas tienen auroras? Casi todos los planetas del Sistema Solar tienen alguna clase de aurora. En todo planeta que tenga una atmósfera y sea bombardeado por partículas energéticas se producirán auroras. Como todos los planetas del Sistema Solar están inmersos en el viento solar, también están afectados por el bombardeo de partículas energéticas. Por consiguiente, en todos los planetas que posean una atmósfera suficientemente densa se producirá alguna clase de aurora. Las auroras de los planetas que, como Venus, no tienen un campo magnético, son muy irregulares. En cambio, planetas como la Tierra, Júpiter o Saturno (en la imagen de arriba), que cuentan con un campo magnético dipolar intrínseco, poseen auroras coronales de forma ovalada en ambos hemisferios. Cuando el campo magnético de un planeta no está alineado con el eje de rotación, se producen óvalos aurorales muy distorsionados que pueden situarse cerca del ecuador, como en Urano y Neptuno. Algunas de las lunas más grandes de los planetas exteriores no sólo tienen el tamaño suficiente para tener una atmósfera sino que también poseen un campo magnético. Por lo general la magnetosfera del planeta que orbitan las protegen del viento solar, pero como la magnetosfera también contiene partículas energéticas, algunas de estas lunas, como Io, también tienen auroras (clic en la imagen para ampliarla). Más información (en inglés).

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 21 de septiembre de 2012. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la imagen y copyright: Fredrick Broms (Northern Lights Photography).

Nota: Síganme en Twitter (@astrosofista) para saber más sobre el universo y mi mundo. Desde que comencé a tuitear en el equinoccio de marzo de 2011, unos 10 mil tweets ilustran y amplían las más de 500 entradas publicadas en el blog desde entonces. ¿Qué esperan para unirse a esta gran conversación?

Del.icio.us Menéame