domingo, enero 27, 2008

Nos cascotean el rancho

Leo en Wired (en inglés) que a fines de febrero o principios de marzo un satélite espía norteamericano caerá a tierra. El problema es que en esta ocasión el descenso no será sobre el océano —como es el procedimiento habitual, pues así se evitan daños a causa del impacto y se protegen secretos militares— sino sobre un punto todavía no determinado de la superficie del planeta, pues el satélite está fuera de control.

No hay información oficial sobre las características del satélite, pero se cree que es un satélite de reconocimiento fotográfico de unas nueve toneladas y con un tamaño similar al de un pequeño ómnibus. Sin embargo no sólo hay riesgo por el impacto directo sino, además, por la hidrazina, el combustible utilizado por el cohete, un líquido incoloro y con un olor parecido al amoníaco, que resulta ser tóxico al contacto humano.

Según se informa en la misma nota, también se habría descartado el derribo del satélite por medio de un misil, porque un eventual impacto no eliminaría el riesgo, ya que fragmentaría al satélite sin que se pudiera evitar que los restos re-entraran a la atmósfera e impactaran sobre la superficie de nuestro planeta.

Quiero creer que más adelante se dará información confiable sobre el satélite y su órbita; incluso, si tenemos suerte, hasta podremos observarlo antes de que rompa algo. En esta página hay una introducción a la observación de satélites artificiales.

Continuación.

2 Sofismas:

El lun. ene. 28, 10:43:00 a.m. 2008, Blogger azpeitia escribió...

Llego por casualidad a tu página, y me gusta, que alguien entre en este maravilloso universo en el que vivimos. Primero mi enhorabuena, Segundo, es que me he atrevido a incluir el enlace a tu página en la mía sin tu permiso. La causa, es que mi página es una página fundamentalmente de poesía y creo que la tuya también lo es, nada es mas parecido al loco viajar del poeta por el universo de los sentimientos, que el viaje de los estudiosos por el universo que nos rodea, ínfima materia, enorme espacio, y me parece oportuno que quienes entran a viajar en el mundo de mi poesía, viajen también al universo.
Un abrazo desde azpeitia en la vieja España

 
El jue. ene. 31, 02:12:00 a.m. 2008, Blogger el sofista escribió...

Hola Azpeitia: Muchas gracias por tus comentarios. No hay problema con el enlace, desde ya puedes hacerlo, de otro modo la Red sería muy pobre: sin vínculos nos perderíamos lo mejor que tiene.

Poesía, astronomía, cosmología y filosofía tienen muchos puntos en común, sobre eso creo que no hay dudas, probablemente comparten el origen, surgidas del asombro ante lo que es, de un temple anímico. En Platón, por ejemplo, eso queda muy claro. Y si bien la contemplación y la observación se diferencian porque tratan con preguntas distintas, ambas actitudes tienen mucho en común, pues no hay observación sin una pizca al menos de contemplación.

Ciao y gracias.

 

Publicar un comentario

<< Home