domingo, setiembre 05, 2010

Pruebas de un agujero negro giratorio en GRO J1655-40


En el centro de un remolino de gas caliente se encuentra probablemente un agujero negro, una bestia que nadie ha visto directamente (clic en la imagen para ampliarla a 900 x 600 píxeles o verla aún más grande).

Estudios realizados sobre la luz brillante emitida por el gas arremolinado indican a menudo no sólo la presencia de un agujero negro, sino también sus características probables. Por ejemplo, el gas que rodea a GRO J1655-40 parpadea al ritmo tan poco habitual de 450 veces por segundo.

Tomando en cuenta que ya se había estimado la masa del objeto central en siete veces la del Sol, un agujero negro rotando a gran velocidad puede explicar la rapidez del ritmo de parpadeo:


Un podcast (en inglés) de la página web del Chandra sobre los agujeros negros. Estos objetos parecen ser tremendamente complicados, ya que muchas cosas extrañas suceden en su interior: una gravedad muy intensa, la deformación del tejido del espacio y la distorsión del tiempo mismo. Sin embargo, cuando hay que describir un agujero negro todo se reduce a dos números: la masa del agujero negro y la velocidad de rotación.

Sin embargo, los mecanismos físicos que causan en realidad el parpadeo —y una oscilación cuasi-periódica o QPO más lenta— en los discos de acreción que rodean los agujeros negros y las estrellas de neutrones sigue siendo el objeto de numerosas investigaciones.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 5 de septiembre de 2010. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito: April Hobart, CXC.

Del.icio.us Menéame