lunes, abril 13, 2009

En las dunas de Marte

Imagínense que están planeando sobre Marte, subiendo y bajando por entre un paisaje color de caramelo. A lo lejos, observan algo muy raro, una serie de líneas y formas extrañas que descienden de algunas mesetas bastante elevadas. ¿A qué creen que se parecería?

Podría ser algo como esto:

(clic en la imagen para ampliarla, o verla mucho más grande). Esta imagen fue tomada con la cámara HiRISE, a bordo del Orbitador de Reconocimiento Marciano (MRO), sin dudas una de las mejores cámaras de todo el Sistema Solar. Cuenta con una resolución de medio metro por píxel y ha estado tomando imágenes espectaculares del Planeta Rojo. Esta imagen en particular muestra una región situada en las latitudes medias del hemisferio sur de Marte, apenas al oeste de la cuenca Hellas, una gran depresión de 2700 km de ancho originada por un impacto.

A la izquierda se distinguen dos grandes mesetas, o sea, colinas con la cumbre aplanada. Cuando el viento las barre, sopla arena sobre esas estructuras lineales y extensas llamadas dunas longitudinales o seifs. Dichas dunas pueden quebrarse y formar estructuras con forma de herradura o media luna que se conocen con el nombre de barjanes o barchans. No cuesta demasiado imaginarse con tiempo y dinero ese podría ser el aspecto de la casa junto al mar de alguien como Salvador Dalí.

Veamos ahora una ampliación de la zona situada a la derecha del centro de la imagen:

(clic en la imagen para ampliarla). La estructura más clara es otra meseta, aunque con una cima menos plana. Es posible deducir de la forma de la colina que el viento sopla de izquierda a derecha y que lo ha estado haciendo durante muchísimo tiempo. Los barjanes parecen tener una superficie alisada, pero no necesariamente poseen esa característica, ya que el viento también puede ondular su superficie, como si fueran dunas sobre dunas:

(clic en la imagen para ampliarla, o verla mucho más grande). Es curioso que en los programas de televisión o en las películas exista la tendencia a hacer que los planetas tengan un único medio ambiente, como el planeta helado Hoth o los mundos desértidos Vulcano y Arrakis. Pero cuando consideramos los planetas del Sistema Solar —todos formados hace 4600 millones de años a partir del mismo disco de gas y polvo— vemos que hay una gran diversidad. Características que son raras en la Tierra —como las dunas longitudinales— son comunes en Marte, y este planeta, aunque pareciera estar bastante muerto y sin agua, posee paisajes asombrosos de una belleza y complejidad increíbles.

¿Qué verán los seres humanos cuando estén allí, parados en la cresta de una duna y miren a lo lejos, hacia el horizonte marciano? ¿Qué maravillas podrán contemplar esos seres humanos?

Fuente: Bad Astronomy Blog. Crédito de las imágenes: NASA / JPL / University of Arizona (en inglés).

Del.icio.us Menéame