miércoles, junio 18, 2008

Monjes ingleses observan una explosión "lunar"

El 18 de junio de 1178, poco después de la puesta del Sol, cinco monjes ingleses observaron que la Luna estalló en llamas, según una crónica del monje inglés Gervase de Canterbury.

Gervase informó que los observadores estaban mirando a la joven Luna creciente cuando la parte superior "se partió repentinamente en dos. Desde el punto medio de esta división se elevó una antorcha llameante, emitiendo... fuego, carbones encendidos y chispas... El cuerpo de la Luna, debajo de ella, se retorcía... palpitando como una serpiente herida." —la imagen está orientada para un observador ubicado en el hemisferio norte; en el momento de la observación, la Luna Creciente tendría 1,3 días, muy similar a esta, habiendo terminado apenas la neomenia—.

Puesto que la coordinación temporal parece ser correcta, lo que vieron los monjes —según el astrónomo Jack Hartung— fue el impacto de un asteroide que produjo el cráter Giordano Bruno. Otros, como el astrónomo Paul Withers, dudan de esta teoría, porque no hay registros históricos de la subsecuente lluvia de meteoritos que habría sido visible luego de una colisión de estas características. Según los cálculos, el impacto debió haber lanzado, en la semana siguiente, 10 millones de toneladas de material sobre la atmósfera de la Tierra, lo que habría provocado unos 50 mil meteoros por hora de magnitud 1 o 2, una fiesta observacional de la que no hay registros en ninguna parte del mundo.

Lo que pudieron haber visto en realidad los monjes, sostienen las ideas vigentes, fue la explosión de un meteorito que, desde su perspectiva, pasaba justo por delante de la Luna.

A propósito, el cráter lleva el nombre del filósofo, sacerdote y cosmologista Giordano Bruno, quemado en la hoguera por herejía en 1600, durante la inquisición romana. Bruno está considerado como uno de los primeros mártires de la ciencia, quizá el primero. El cráter que lleva su nombre mide 22 km de diámetro y se ubica en la otra cara de la Luna (en la parte superior izquierda de la imagen: el cráter Bruno es el sitio blanco y brillante del que se originan rayos largos, estrechos y luminosos). Si bien el crácter es el más joven de su tamaño, imágenes multiespectrales de la sonda Clementine mostraron que el sitio del impacto tiene mucho más de 800 años.

Principalmente se recuerda a Gervase —quien fuera ordenado por Thomas A. Becket, el arzobispo de Canterbury de 1162 hasta su asesinato en 1170— por su Chronica, una historia eclesiástica de Canterbury. Gervase murió en 1205.

Fuente: Wired, Weblore y los mencionados en párrafos anteriores (enlaces en inglés).

2 Sofismas:

El mar ago 15, 06:12:00 p. m. 2017, Blogger ALFREDO CORDOBA escribió...

Entiendo que hubo registros que indican que los polos de la Luna alteraron su inclinación producto de este hecho.

 
El mar ago 15, 06:44:00 p. m. 2017, Blogger el sofista escribió...

¿Cuáles registros? Son bienvenidas las referencias bibliográficas, gracias.

 

Publicar un comentario

<< Home