viernes, julio 30, 2010

Eclipse en la playa


Mientras la sombra de la Luna Nueva se deslizaba (*) a través del Pacífico Sur el 11 de julio de 2010, la gente se reunía en la orilla blanca y arenosa de Playa Anakena, en el lado norte de la Isla de Pascua, para presenciar un eclipse total de Sol (clic en la imagen para ampliarla a 600 x 900 píxeles o verla aún más grande).

La experiencia quedó plasmada en esta magnífica composición elaborada a partir de 50 exposiciones consecutivas del eclipse. En la toma central de la secuencia, el Sol está totalmente eclipsado y rodeado por la tornasolada corona solar. Desde el punto de observación cuidadosamente elegido por el fotógrafo, las palmeras recortan su silueta contra un cielo oscurecido y la tenue luz reflejada en el océano.

Como era de esperar, en el límite entre tierra, cielo y mar se encuentran los Moai, las misteriosas estatuas monolíticas, irguiéndose imponentes sobre los espectadores.

En el primer plano de esta dramática escena, las muy famosas estatuas (moai) monolíticas de la isla de Pascua comparten, en su emplazamiento costero, la resplandeciente corona solar y el oscurecido cielo diurno del eclipse total de Sol del 11 de julio de 2010 (clic en la imagen para ampliarla). Leer la entrada completa.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 30 de julio de 2010. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito y copyright: Guillaume Blanchard.

(*) En este video pueden ver el enorme banco de nubes que cubrió el cielo de Buenos Aires durante el eclipse.

Del.icio.us Menéame

2 Sofismas:

El sáb. jul. 31, 04:36:00 p. m. 2010, Blogger Rincón de estudio escribió...

Esto me hace erizar!! es que los seres humanos somos tan poca cosa ante todo lo que pasa en el espacio que parece mentira como hay gente que no se da cuenta de esto y se preocupan sólo por las cosas materiales. Muy buen blog, gracias y adelante!!

 
El lun. ago. 02, 10:32:00 p. m. 2010, Blogger el sofista escribió...

Muchas gracias por tus palabras. Tenemos la suerte de vivir en una época dorada para la investigación no sólo astronómica del espacio y del universo en general, sino también la exploración física del Sistema Solar. Es cierto que todavía hay gente que ignora todo esto y probablemente no lo verá nunca, porque al vivir en las grandes ciudades jamás tendrá la oportunidad de mirar el cielo y sentir misterio, luego asombro y, finalmente, deseo de saber.

Pero ya sabemos cómo son y también que son incorregibles. Lo único que me preocupa es que sean cada vez más numerosos. De ahí que siga publicando.

Suerte y hasta la próxima.

 

Publicar un comentario

<< Home