sábado, septiembre 13, 2008

El mensaje en una botella de las naves Voyager

Lanzadas hace 31 años por la NASA, las naves espaciales Voyager 1 y 2 se encuentran ahora a más de 13 mil millones de kilómetros del Sol. Las Voyager, que todavía son operativas, se siguen y reciben instrucciones a través de la Deep Space Network o Red del Espacio Profundo. Estas naves excepcionales han viajado más allá de los planetas exteriores y son el tercer y cuarto objeto construidos por el hombre en salir del Sistema Solar, siguiendo los pasos de las Pioneer 10 y 11.

(clic en la imagen para ampliarla, o verla mucho más grande). Adosado al casco de cada Voyager hay un disco de cobre de 30 centímetros cubierto por una fina película de oro que incluye imágenes y sonidos representativos de las diversas culturas humanas y de la vida sobre la Tierra: un mensaje en una botella lanzada al océano cósmico. El material grabado, conocido como Murmullos de la Tierra (para escuchar en línea), fue seleccionado por una comisión presidida por el fallecido Carl Sagan. La fotografía de arriba muestra los sencillos diagramas de la cubierta que representan simbólicamente el origen de la nave y proporcionan las instrucciones para reproducir el disco. La estructura especial de los discos debería protegerlos durante los muchos años durante los cuales recorrerá el espacio interestelar. Ninguna de las dos astronaves se acercará a otro sistema planetario antes de por lo menos 40 mil años.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 31 de agosto de 2002. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito: Voyager Project 2, JPL, NASA (enlaces en inglés). Actualicé algunos datos de la nota original en esta traducción.

En esta imagen de una Voyager puede verse el disco adosado al casco:

(clic en la imagen para ampliarla).

Del.icio.us Menéame