jueves, mayo 22, 2008

Una salida de sol peligrosa

Las salidas del sol en el planeta Gliese 876d pueden ser peligrosas. Aunque nadie sabe cuáles son las condiciones reales de este planeta —que gira muy cerca alrededor de Gliese 876, una enana roja variable—, la siguiente ilustración artística nos da una idea:

(clic en la imagen para ampliarla, o verla aún más grande). Con una órbita mucho más interior que la de Mercurio y una masa varias veces mayor que la de la Tierra, Gliese 876d podría rotar tan lentamente que habría diferencias espectaculares entre el día y la noche. En la ilustración, el planeta muestra una actividad volcánica importante, posiblemente a causa de mareas gravitaciones que crean torsiones y calientan su interior, la que también sería más volátil durante el día. La salida de la enana roja muestra la esperada actividad magnética de una estrella, que incluye prominencias espectaculares y violentas. En el cielo, el viento solar de la enana roja afecta intensamente a la delgada atmósfera de una hipotética luna. Gliese 876d despierta nuestra imaginación porque es uno de los pocos exoplanetas que están cerca de la zona habitable de su estrella principal.

Vía Foto astronómica del día correspondiente al 21 de mayo de 2008. Esta página ofrece todos los días una imagen o fotografía del universo, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo profesional. Crédito de la ilustración y Copyright: Inga Nielsen, (Hamburg Obs, Gate to Nowhere) (enlaces en inglés).

2 Sofismas:

El vie. may. 23, 12:20:00 a.m. 2008, Blogger Christian escribió...

Una vista espectacular (probable).

 
El vie. may. 23, 09:19:00 p.m. 2008, Blogger el sofista escribió...

Tengo mis dudas de que realmente la enana roja se vea de ese tamaño gigantesco desde el planeta, pero de todas maneras, ningún ser vivo del tipo humano podría confirmarlo: seguro que moriría achicharrado.

Una imagen similar que creo que me vino de un cuento: tratar de vivir —aunque sea momentáneamente— en una alguna de las lunas de Saturno; pese a la innegable belleza del planeta, verlo ocupando casi todo el cielo y sentirlo arriba de uno, suspendido sobre su propia cabeza, debe de ser una experiencia bastante incómoda, casi claustrofóbica —hasta creo que tendría la sensación de que el planeta podría caerse en cualquier momento encima mío...

 

Publicar un comentario

<< Home