sábado, marzo 15, 2008

Diez cosas que no sabías sobre la Galaxia de la Vía Láctea (cont.)

Traducción de la segunda y última parte de Ten things you don’t know about the Milky Way Galaxy, cuya primera parte pueden leer en esta página.


6) Sólo podemos ver el 0,000003% de la Vía Láctea.

Cuando uno sale en una noche oscura, puede ver miles de estrellas. Pero la Vía Láctea tiene doscientos mil millones de estrellas. Uno ve sólo una fracción minúscula del número de estrellas que giran alrededor de la galaxia. De hecho, con muy pocas excepciones, las estrellas más distantes que pueden verse con facilidad están a mil años luz de distancia. Para hacer peor las cosas, la mayoría de las estrellas son tan débiles que no se ven a distancias más próximas que esa; el Sol es demasiado tenue para verse más allá de los sesenta años luz de distancia... y el Sol es bastante brillante comparado con la mayoría de las estrellas. Así la pequeña burbuja de estrellas que podemos ver a nuestro alrededor es sólo una gota en el océano de la Vía Láctea.


7) El 90% de la Vía Láctea es invisible.

Cuando uno mira los movimientos de las estrellas en nuestra galaxia, puede aplicar un poco de matemática y física y determinar la masa de la galaxia —más masa implica más gravedad, lo que significa que las estrellas se moverán más rápido bajo su influencia—. También puede contar el número de estrellas en la galaxia y calcular la masa que poseen. El problema es que los dos resultados no coinciden: las estrellas —y otras cosas visibles como el gas y el polvo— constituyen sólo el 10% de la masa de la galaxia. ¿Dónde está el restante 90%?

Sea lo que sea, tiene masa pero no brilla. En consecuencia se la denomina materia oscura a falta de un término mejor —y en realidad es bastante exacto—. Se sabe que no son agujeros negros, estrellas muertas, planetas ejectados ni gas frío —todos estos fueron investigados y borrados de la lista— y los candidatos que aún quedan son bastante extraños —como WIMPs, por Weakly Interacting Massive Particles o partículas masivas de interacción débil—. Pero sabemos que eso es real y que está allí. Sólo que no sabemos qué es. Gente muy competente está tratando de averiguarlo y, dados los hallazgos de los últimos años, apuesto que lo conseguirán en menos de una década.

En la imagen: Cúmulo galáctico La Bala o Bullet, la primera prueba directa de la materia oscura. Imagen original.


8) Los brazos espirales son ilusorios.

Bueno, no son una ilusión en sí misma, sino que el número de estrellas localizadas en los brazos espirales de nuestra galaxia no es en verdad tan diferente del número de estrellas entre los brazos. Los brazos son como los embotellamientos de tráfico en las autopistas, los autos entran y salen del embotellamiento, pero el embotellamiento mismo sigue estando. Las estrellas ingresan y egresan de los brazos, pero los brazos mismos permanecen —esa es la razón por la que no se enrollan como un hilo en un huso—.

Como en las autopistas, también hay pequeños accidentes. Gigantescas nubes de gas pueden colisionar en los brazos, lo que los hace colapsar y formar estrellas. La inmensa mayoría de estas estrellas son tenues, de poca masa y muy duraderas, así que finalmente se salen de los brazos. Pero algunas estrellas raras son muy masivas, calientes y brillantes e iluminan el gas circundante. Estas estrellas no viven demasiado y mueren —¡explotan!— antes de que puedan salirse de los brazos. Puesto que las nubes de gas en los brazos alumbran su camino, al hacerlo los brazos espirales quedan más destacados.

Vemos los brazos porque la luz es mejor allí, pero no porque en ese lugar estén todas las estrellas.


9) Está seriamente deformada.

La Vía Láctea es un disco plano de unos cien mil años luz de largo y algunos años luz de espesor —dependiendo de cómo se lo mida—. Por si sirve de ayuda, tiene la misma proporción que una pila de cuatro DVDs.

¿Alguna vez dejaste un DVD al Sol? Habrás visto entonces que se deforma a medida que se calienta y se retuerce —los viejos LPs de vinilo eran muy propensos a esto—. ¡La Vía Láctea tiene una deformación similar!

Es probable que el disco esté doblado y deformado debido a la influencia gravitacional de un par de galaxias satélites que giran a su alrededor. Podríamos decir que una cara del disco se dobla hacia arriba y la otra hacia abajo. En cierto sentido es como una ondulación en el plano de la Vía Láctea. No es difícil de ver en otras galaxias: toma una imagen de la Galaxia de Andrómeda y obsérvala. Al principio es difícil de ver, pero si uno cubre la parte interna —(como en la imagen)— de repente comenzará a notar que en el disco hay sectores de luces emergentes a la izquierda y zonas más deprimidas y oscuras a la derecha. Andrómeda tiene también galaxias satélites que deforman su disco como las nuestras deforman los de la Vía Láctea.

Por lo que puedo decir, la deformación no nos afecta en nada. Es sólo una cosa interesante que podrías desconocer de la Vía Láctea. ¿No les parece un buen tema para el blog?


10) Vamos a intimar mucho más con la Galaxia de Andrómeda.

Hablando de Andrómeda, ¿alguna vez la viste en el cielo? Es visible a simple vista en una noche clara, oscura y sin Luna —dependiendo de tu ubicación en la Tierra—. Es débil pero grande: mide cuatro o más grados de largo, o sea ocho veces el tamaño aparente de la Luna en el cielo.

Si esto no te parece ser muy grande, entonces espera, digamos, un par de mil millones de años. Entonces tendrás una vista de Andrómeda muy mejorada.

La Galaxia de Andrómeda y la Vía Láctea se están aproximando como dos máquinas de vapor cósmicos traqueteando por el camino a doscientos kilómetros por segundo. ¿Recuerdan cuando dije que las galaxias grandes se comen a las pequeñas? Bueno, cuando chocan dos galaxias grandes se generan fuegos artificiales de verdad. Las estrellas no colisionan físicamente: son demasiado pequeñas en esta escala. En cambio, sí lo hacen las nubes de gas y, como dije anteriormente, se forman estrellas cuando colisionan. Se produce un arranque de formación de estrellas, encendiendo ambas galaxias.

Mientras tanto, la atracción gravitacional mutua de las dos galaxias extenderá largos rizos de la otra, creando extraños arcos y delicados filamentos de estrellas y gases. Por cierto que es un espectáculo hermoso, pero también es un indicio de violencia a escala épica.

Finalmente —tomará unos pocos miles de millones de años—, las dos galaxias se combinarán y convertirán en ¿Lactómeda, Andromevía? Bueno, se llame como se llame, las dos galaxias formarán una galaxia elíptica gigante cuando todo se calme. De hecho, para ese entonces el Sol todavía seguirá dando vueltas y no se habrá convertido aún en una gigante roja. ¿Podrán nuestros descendientes ser testigos de la colisión más grande de la historia de la galaxia?

En la imagen: Las Antenas o The Antennae, dos galaxias en colisión, tomada por el Telescopio Espacial Hubble. Imagen original.

Nota relacionada: Redibujan (otra vez) el mapa de la Vía Láctea.

8 Sofismas:

El dom. mar. 16, 09:01:00 p.m. 2008, Blogger virlise escribió...

algunos puntos ya los sabía, de leer sobre el tema, como también muchas novedades.
el universo es todo un misterio, un campo dispuesto a ser estudiado.

 
El lun. mar. 17, 09:50:00 p.m. 2008, Blogger el sofista escribió...

Para mí fue una novedad el 8), la ilusión de los brazos espirales, parecen objetos tan reales —y más después de la clasificación hecha en Galaxy Zoo—.

 
El mié. mar. 18, 02:43:00 a.m. 2009, Blogger Byron escribió...

buen articulo, me gusta mucho el tema del espacio

 
El mié. mar. 18, 12:31:00 p.m. 2009, Blogger el sofista escribió...

Hola Byron:

Bienvenido y gracias por dejar el comentario. Si te gusta la astronomía y el espacio en general, aquí hay mucho para explorar —más de mil entradas sobre estos temas—. Cualquier duda, pregunta.

Hasta la próxima.

 
El mié. mar. 18, 06:27:00 p.m. 2009, Anonymous Anónimo escribió...

un muy buen tema lastima que me cueste tanto asimilarlo un mayor de setenta

 
El mié. mar. 18, 07:08:00 p.m. 2009, Blogger el sofista escribió...

Hola mayor de setenta: De a poco, nadie domina un área del conocimiento en un día. Una forma entretenida de introducirse en estos temas, por ejemplo, es la observación de satélites artificiales. Detalles en:

http://elsofista.blogspot.com/2008/01/cmo-observar-satlites-artificiales-4.html

Porque sin gastar un centavo y yendo muy despacio uno puede ir aprendiendo a reconocer los puntos cardinales, a orientarse en el cielo, conocer las constelaciones más comunes y las estrellas más brillantes, a distinguir sus magnitudes, a entender por lo menos una de las leyes de Kepler del movimiento planetario —porque cuanto más rápido pasa un satélite, más baja es su órbita, y viceversa—, a marcar distancias en el cielo —con discos lunares o con los dedos— y, además, se encuentra con toda una serie de fenómenos atmosféricos realmente sorprendentes. Todo es cuestión de observar con regularidad y ganas de aprender.

 
El sáb. mar. 21, 03:56:00 a.m. 2009, Anonymous Swicher escribió...

El articulo es bastante interesante (aunque hay algunas cosas que mas o menos ya sabia). Por cierto, en Discovery Channel había un buen documental que trata sobre la Vía Láctea, las otras galaxias, su futuro y cosas así; creo que se llamaba "El Origen del Universo" (aunque realmente no me acuerdo si era ese) y en The History Channel había un capitulo de El Universo que trataba sobre la materia oscura.

 
El sáb. mar. 21, 06:49:00 p.m. 2009, Blogger el sofista escribió...

Hola Swicher: La idea del título no es para nada denigratoria -la intención no es tachar a nadie de ignorante— sino que el flujo enorme e incesante de datos y de descubrimientos astronómicos hace que sea casi imposible que un lego esté al día. Por eso la apuesta de que (casi) nadie sabía todas las 10 características de nuestra galaxia. En un comentario anterior digo cuál era la que no yo sabía.

En los últimos meses vi casi todos los capítulos de una serie de The History Channel dedicado a la astronomía en general. Una de las cosas que me llamó la atención era la cantidad de imágenes en común que tenía la serie con el blog, lo que se explica porque todos los servimos de las publicaciones de la NASA.

 

Publicar un comentario

<< Home