viernes, marzo 28, 2008

Según Galaxy Zoo, el universo no está desbalanceado

Un proyecto sobre el que escribí algo antes —vean las entradas enlazadas al pie para más información sobre Galaxy Zoo— y en el que también participé, junto con mis hijos. Ahora resulta que nuestros clics eran tendenciosos: lo curioso es que muchas de las clasificaciones de galaxias subidas al servidor no dependieron únicamente de lo que yo veía, sino que fueron clasificadas según la decisión consensuada de la familia.


Los resultados de Galaxy Zoo muestran que el universo no está desbalanceado

En julio del año pasado se abrieron las puertas de Galaxy Zoo, una página web de clasificación de galaxias. ¿La respuesta? Decenas de millares de personas se registraron y comenzaron a clasificar galaxias del Sloan Digital Sky Survey. Si sos uno de los usuarios que como loco hacía clic sobre las galaxias en el Zoo, esto es lo que estabas esperando: se enviaron los primeros resultados para ser publicados y éstos revelan que de hecho nuestro universo no está "desbalanceado".

Uno de los temas que Galaxy Zoo intenta resolver parece simple: ¿está la mayoría de las galaxias de nuestro universo girando en el sentido de las agujas del reloj [movimiento horario o retrógrado] o en sentido contrario a las agujas del reloj [movimiento antihorario o directo]? Se observa que el universo es isotrópico a gran escala, lo que significa que el universo parecerá ser el mismo en cualquier dirección que se mire. Si esto es cierto, el sentido de giro de las galaxias debe ser el mismo y debemos ver tantas galaxias girando con movimiento horario como antihorario y en todas direcciones.

Para contestar en forma definitiva si esto es verdadero o falso hay que analizar un gran número de galaxias de nuestro universo. Las computadoras, con todo lo que nos sirven, no son tan eficientes para reconocer patrones. Les cuesta mucho distinguir con gran precisión si una galaxia gira en un sentido o en el otro. Por suerte, el cerebro humano es muy competente para reconocer patrones: nosotros lo hacemos todos los días cuando vemos la cara de un amigo y lo reconocemos. Galaxy Zoo reclutó los cerebros de más de 125 mil personas para peinar casi un millón de galaxias registradas por el Sloan Digital Sky Survey, el sondeo de un telescopio robótico disponible vía web para uso científico.

Cuando surgieron los primeros resultados, había algo extraño: se informaba que había más galaxias antihorarias que horarias. ¿Significaba esto que el universo de alguna manera había formado más galaxias antihorarias, o había algo raro en la forma en que la gente analizaba los datos?

—Se necesita algo bastante insólito para crear el efecto... Normalmente uno habla con los cosmólogos y ellos tienen tres respuestas para lo que está pasando. Esta vez se quedaron con la boca abierta —dijo Chris Lintott, un miembro del equipo Galaxy Zoo y un investigador post-doctoral en el Departamento de Física de la Universidad de Oxford.

Las noticias (*) sobre el proyecto informaban que el universo estaba "desbalanceado" y las sugerencias para la causa de este fenómeno iban desde la existencia de un campo magnético del ancho del universo hasta una revisión de la topología, o forma, del universo.

—Fuimos muy criticados cuando difundimos los datos antes de haber analizado por completo la existencia de desvíos o tendencias en los resultados, pero algo que hacemos en Galaxy Zoo es tratar de mantener el proceso con el que hacemos ciencia tan abierto como sea posible —dijo Lintott.

Pero luego de hacer pruebas de desvíos en la manera en que los usuarios clasificaban las galaxias, se encontró que la explicación de la abundancia de galaxias antihorarias se encontraba en una escala menor: justo dentro del cerebro humano.

Para probar si era el universo o los participantes lo que estaba "desbalanceado", el equipo de Galaxy Zoo cambió las imágenes que la gente podía clasificar. Introdujeron una "muestra de desvío" en el catálogo de galaxias de la página: una imagen reflejada verticalmente y otra diagonalmente, en blanco y negro, por cada uno de los 91 mil objetos que ya se habían clasificado.

Si era el universo el que estaba desbalanceado, entonces los números de esta muestra deberían haberse intercambiado. En otras palabras, si en verdad había más galaxias antihorarias que horarias, entonces en esta muestra, en la cual la imagen estaba dada vuelta, debía haber más clics sobre las galaxias horarias. Pero en la muestra la preferencia por las galaxias antihorarias era la misma.

¿Por qué la gente prefiere hacer clic en el botón "antihorario" más a menudo que en el botón "horario"? O hay algo extraño en el cerebro humano, que ante una opción entre dos prefiere una sobre la otra, o hay algo en la interface que lleva a la gente a hacer clic más a menudo sobre el botón antihorario (esto es, la gente "prefiere" hacer clic sobre los botones ubicados hacia el centro de la pantalla).

Galaxy Zoo no dejará de darle al público la oportunidad de participar en un proyecto de investigación en curso. La página entrará en una nueva fase en los próximos meses con el objetivo de entender mejor tanto la naturaleza de las galaxias como el funcionamiento del cerebro humano.

El primer artículo con los datos de Galaxy Zoo fue publicado en el Monthly Notices de la Royal Astronomical Society. Para unirse a este muy adictivo y divertido proyecto, tienen que registrarse en www.galaxyzoo.org.

Fuente: Nicholos Wethington para Universe Today (enlaces en inglés).

(*) Un resumen de esta nota en castellano.

Entradas relacionadas: Galaxy Zoo, Galaxy Zoo (video).

1 Sofismas:

El dom. abr. 13, 05:52:00 p.m. 2008, Blogger virlise escribió...

waw.
de una investigacón se salta a otra completamente distinta.
eso me asombra siempre.

 

Publicar un comentario

<< Home