miércoles, septiembre 14, 2005

Una roca no lejos de Surlei

Desde que leí por primera vez el Ecce homo me preguntaba acerca de esa roca, quizás un aspecto trivial de la cuestión del eterno retorno, pero también en cierto modo una manera de reconstruir —a la distancia y siempre en ella— la magia única del acontecer súbito de un pensamiento central de la filosofía de Nietzsche, pues Zaratustra es el maestro del eterno retorno.

Este es el texto al que me refiero:
Voy a contar ahora la historia del Zaratustra. La concepción fundamental de la obra, el pensamiento del eterno retorno, esa fórmula suprema de afirmación a que se puede llegar en absoluto, — es de agosto del año 1881: se encuentra anotado en una hoja a cuyo final está escrito: "A 6.000 pies más allá del hombre y del tiempo". Aquel día caminaba yo junto al lago de Silvaplana a través de los bosques; junto a una imponente roca que se eleva en forma de pirámide no lejos de Surlei, me detuve. Entonces me vino ese pensamiento. — Si me remonto algunos meses hacia atrás a partir de aquel día, encuentro, como signo precursor, un cambio súbito y, en lo más hondo, decisivo de mi gusto, sobre todo en la música. Acaso sea lícito considerar el Zaratustra entero como música; — ciertamente una de sus condiciones previas fue un renacimiento en el arte de oír.
Tomado de Friedrich Nietzsche, Ecce homo, del capítulo dedicado a Así habló Zaratustra, Un libro para todos y para nadie, Ed. Alianza, pág. 93. Texto completo de la hoja mencionada por Nietzsche en el párrafo citado.

La imagen fue tomada de esta página (se necesita de Flash Player 6 para visualizarla correctamente). En esta otra página hay una película de 360° en QTVR —de sólo 505 KB— de la habitación que Nietzsche ocupó en Sils-María durante los veranos de 1881 y de 1883 a 1888, y donde escribió la segunda parte del Zaratustra, Más allá del bien y del mal, La genealogía de la moral, El crepúsculo de los ídolos y El anticristo.

Nota: QTVR o QuickTime Virtual Reality, es una tecnología multiplataforma desarrollada por Apple que permite recorrer un espacio virtual de una manera muy similar a como se percibe la realidad. Una película QTVR permite que el observador interactúe hasta cierto punto con la imagen, pudiéndose mover hacia uno u otro lado, hacia arriba o hacia abajo (mantener apretado el botón del ratón mientras se lo desplaza en la dirección deseada), realizar acercamientos (pulsar la tecla mayúscula) o alejamientos (pulsar la tecla control).

2 Sofismas:

El jue. sep. 15, 05:57:00 p.m. 2005, Anonymous Anónimo escribió...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
El vie. jun. 02, 08:48:00 a.m. 2017, Anonymous voyance gratuite mail escribió...

Obrigado por este artigo que me fez descobrir o seu site muito interessante. Esperamos vê-lo novamente.

 

Publicar un comentario

<< Home