miércoles, octubre 29, 2008

Un museo de monstruos ficticios (6)

Las criaturas que forman parte de esta serie son demasiados extrañas para caber en cualquier otra clasificación. Los europeos, desde la más remota antigüedad hasta bien pasado el Renacimiento, creían que había una gran variedad de bestias extrañas en el mundo, viviendo en los océanos, en los lejanos rincones del mundo o en el sótano de sus vecinos. Las explicaciones ofrecidas para esclarecer la aparición de estas extrañas criaturas fueron cambiando con el paso del tiempo: a veces se las consideraba una prueba del enojo divino y en otras ocasiones eran simplemente una deformidad de la naturaleza.

Año: 1572.
Científico: J. Sluperius.
Publicado en: Fossils: Evidence of Vanished Worlds de Yvette Gayrard-Valy.

Créanlo o no, el animal que inspiró esta representación tan fea es un vegetariano muy manso: el elefante. Este grabado de un cíclope, realizado en el siglo XVI, mantuvo vivo un mito que había comenzado unos dos mil años antes, cuando los antiguos griegos supusieron que los grandes cráneos que habían hallado eran los restos de seres gigantes y que las aperturas nasales centrales formaban la órbita del único ojo.

Fuente: Strange Science (en inglés).

Ir al próximo monstruo o volver al anterior.

2 Sofismas:

El mar nov 04, 11:43:00 p. m. 2008, Blogger virlise escribió...

jeje.
otro que Grendel en Beowulf.
se los voy a copiar a mi profesora de ¨literature¨...

 
El jue nov 06, 12:16:00 a. m. 2008, Blogger el sofista escribió...

Por lo feos que son, parecen primos...

 

Publicar un comentario

<< Home