sábado, marzo 11, 2006

Colección de máscaras de terror

Una muy buena colección de más de doscientas máscaras de terror, de notable realismo. Están representados los personajes más característicos de la literatura y del cine del género, como Jack Torrance —de El resplandor—, Hannibal Lecter —de El silencio de los inocentes—, el Yeti, Frankestein, el Monstruo e Igor —de El Hijo de Frankestein—, John Merrick —de El hombre elefante—, los Orcos y Urak-Hai —de El señor de los anillos, en la imagen—, zombies de distintas películas y Samhain Myers —de Halloween.

Nota: La página tarda bastante en cargar, no la recomiendo para conexiones lentas.

Es bastante conocido que aquello que en el mundo de habla inglesa se llama Horror Movies en el nuestro lo denominados películas de terror. No tengo idea del porqué de esa diferencia, porque a pesar de que esas emociones se pueden confundir, creo que hay margen para distinguirlas bastante bien. No voy a definir qué es terror y qué es horror —para eso está el diccionario—, pero sí me gustaría plantear intuitivamente la diferencia, por medio de ejemplos.

El primero que se me ocurre es del mundo clásico, contado por Hesíodo: el mito en el cual Cronos devora a sus hijos. Lo natural es que uno sienta horror al conocer el mito, y pueda comprender el terror sentido por Hades, uno de los hijos de Cronos, presto a ser devorado.

El segundo ejemplo es una situación típica de las obras del género, donde un personaje es perseguido por un monstruo, un alien, un león o una fiera cualquiera. Como en el ejemplo del mito, si el monstruo consigue su propósito y masacra o devora a la víctima, uno siente horror; en cambio, no siente terror porque no está amenazado de muerte, ni siquiera es perseguido.

Pero todo el asunto puede complicarse y la frontera entre terror y horror borrarse. Porque si uno se identifica intensamente con el personaje, entonces la situación gira por completo: ahora, cuando el monstruo persigue al personaje —esto es, cuando me persigue—, ahora sí siento terror.

Quizás aquí pueda estar la explicación de la diferencia en el nombre del género, películas de horror o de terror. En el mundo hispano-hablante se da como un hecho y se resalta la identificación del espectador con el personaje.

Vía The Presurfer (en inglés).

2 Sofismas:

El dom mar. 12, 03:38:00 p. m. 2006, Blogger Batsi escribió...

Lo siento. No encuentro la diferencia entre horror y terror. Para mi son lo mismo. Interesante tu articulo. Saludos

 
El lun mar. 13, 03:15:00 p. m. 2006, Blogger el sofista escribió...

Gracias, Guinevere. La idea básica es que sientes terror a causa de una amenaza muy fuerte —de muerte, de desmembramiento, etc.; en algunos casos la amenaza también puede ser inminente—; en cambio, sentirse amenazado no es una condición necesaria para sentir horror. ¿Queda más claro así?

 

Publicar un comentario

<< Home